Logo  
Ofertas pleca Cuba pleca Otros Destinos
Internacionales
pleca Destinos
Nacionales
pleca Viaje
Personalizado
 
 
Cuba, Polos Turísticos
pleca
La Habana
la habana
 
 
 
  Fundada en 1519 en su actual y definitivo emplazamiento, la fortuna de la villa de San Cristóbal de La Habana se debió en gran medida - y virtualmente desde su nacimiento - a la excepcional ubicación geográfica de su bahía, escala obligada en las rutas marítimas del Nuevo Mundo.

Esta propia condición fue una de las razones históricas esenciales que determinaron el ulterior desarrollo de una ciudad que impacta por la diversidad arquitectónica de sus barriadas y cuyo núcleo primario - donde hoy se conserva una excepcional colección de edificaciones construidas en torno a un sistema de plazas y pequeñísimas plazuelas junto a su sistema de fortalezas - fuera declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1982.

A la capital cubana, simbolizada por la Giraldilla, la bordea un extenso litoral, con más de 14 Km. de playas de calidad hacia el este, y la resguarda un abarcador cinturón verde que garantiza la salud ambiental de una plaza cultural por excelencia, con una sólida infraestructura hotelera a disposición y preparada, además, para el fomento del turismo de reuniones. Alejo Carpentier, uno de los más célebres escritores cubanos, la bautizó como "la ciudad de las columnas" y llamó la atención sobre sus calles, a las cuales consideraba un espectáculo perenne y rico en materia viva, humanidad y contrastes, que pueden hacer las delicias de cualquier observador.

Actual y definitivo emplazamiento: la villa de San Cristóbal de La Habana, fundada en 1514 en la parte suroccidental de la Isla, se asentó definitivamente en la costa norte del puerto llamado de Carenas en 1519. Su fundación se celebra el 16 de noviembre junto al Templete y con una pintoresca tradición en torno a una centenaria ceiba, a cuya sombra - asegura la tradición oral - tuvieron lugar el primer cabildo y la primera misa.

Diversidad arquitectónica: el principal valor patrimonial de la capital cubana radica en el hecho de que su extensísima masa de construcciones abarca un abanico de estilos arquitectónicos conformado durante casi cinco siglos, y que va desde el pre-barroco, el barroco, algo del neogótico, el neoclasicismo, el eclecticismo, el art noveau y el art decó, hasta el movimiento moderno.

<< Regresar
 
 
Inicio l Ofertas l Cuba l Otros Destinos Internacionales l Destinos Nacionales l Viaje Personalizado
Dirección: Homero 136 Int. 203. Col. Chapultepec Morales. C.P. 11570. México D.F.
Teléfonos: 5545-8215, 5545-8345, 5250-7907, 5250-1235 E-mail: viajes@paraisoenlatierra.com
La bandera de la estrella solitaria es el símbolo de la nación cubana. Sus tres colores, rojo azul y blanco, tomados de las enseñas tricolores de las revoluciones francesa y norteamericana, incorporaron a las luchas por nuestra independencia, las ideas de "libertad", "igualdad" y "fraternidad". Su triángulo equilátero rojo, representa la unidad de los cubanos lograda por la sangre derramada en sus luchas libertarias. La estrella solitaria de cinco puntas, situada al centro del mismo triángulo rojo, indica el carácter independiente y soberano de Cuba. Las tres listas azules representan los tres departamentos en que estaba dividida la isla, Occidente, Centro y Oriente, y a su vez, por el color, es indicativo de las altruistas aspiraciones de los cubanos de ser libres. Las franjas blancas significan la pureza y la virtud del pueblo cubano.
Símbolo de la nación, describe en su integridad a nuestra patria en cualquier lugar del mundo. En él se representa la importancia geográfica y política de Cuba por medio de una llave que abre la entrada del Golfo de México, colocada transversalmente entre el cabo Sable de la Florida y el Catoche de Yucatán; el sol naciente significa la joven república que surge; el cuartel inferior de su izquierda es alusivo y tiene igual significado que el de las franjas de la bandera cubana, el cuartel contiguo a la derecha representa un típico paisaje cubano. Sirve de soporte al escudo un haz de once varas que simboliza la unión de los cubanos en la lucha por la libertad, coronado por un gorro frígido, que en su centro presenta la estrella solitaria, como muestra del carácter independiente y soberano de la isla de Cuba. Su color rojo representa la sangre derramada para lograrla. Orlan el escudo, a su derecha, una rama de encina, y a su izquierda, una de laurel que representan la fortaleza y la victoria.
La letra y música del Himno Nacional fue compuesta por el insigne patriota cubano Pedro Figueredo Cisneros, (Perucho). Cantado en su forma original por vez primera el 20 de octubre de 1868, cuando las fuerzas del Ejército Libertador tomaron la ciudad de Bayamo, ha devenido en uno de los más trascendentales hechos de la historia patria por lo que se ha tomado esta fecha como el Día de la Cultura Cubana. Se le llamó en sus inicios La Bayamesa, por dos razones fundamentales: como evocación a La Marsellesa, símbolo de rebeldía de los oprimidos y por haber nacido en la ciudad de Bayamo. De profundo contenido patriótico, este himno fraguado en el combate, ha sido para todos los cubanos un compañero inseparable para enfrentar nuestras luchas por la libertad y la soberanía nacionales.

Texto:
¡Al combate corred, bayameses
que la patria os contempla orgullosa!
No temáis una muerte gloriosa
que morir por la patria es vivir.

En cadenas vivir, es vivir
en afrenta y oprobio sumidos
del clarín escuchad el sonido
¡A las armas valientes, corred!
El Tocororo (Priotelus Temnurus), es un ave trepadora, endémica de Cuba, de bellos y vistosos colores. Su plumaje reproduce los colores de la enseña nacional. De nombre indígena: Guatiní, el tocororo habita en los lugares boscosos de todo el país, especialmente en las zonas montañosas. Es el ave nacional de los cubanos por dos razones fundamentales: por el simbolismo de su hermoso plumaje de vivos colores y por su resistencia al cautiverio.
La Palma Real (Roystonea Regia. O.F.Cook), es reconocida por todos los cubanos como la reina de nuestros campos, por la majestuosidad de su estructura, su peculiar talla, su fortaleza, por la utilidad que reporta y por ser el más numeroso de nuestros árboles. Alcanza generalmente una altura entre cuarenta y cincuenta pies, coronado por un bellísimo penacho de hojas, capaz de inspirar a infinidad de poetas, músicos y pintores, por su elegancia. Forma parte central del paisaje que se encuentra estampado en el escudo nacional de la República.
La Mariposa (Hedychium Coronarium Koenig) que toma su nombre por el parecido de sus pétalos a este hermoso insecto lepidóptero, es la flor nacional de la República de Cuba. La planta que da origen a esta hermosa, olorosa y blanca flor, alcanza hasta un metro y medio de altura y sus hojas verdes y grandes son a su vez lanceoladas y envainadas. Por su blancura se le asocia a la pureza de los ideales independentistas y a la paz, también presentes en dos franjas de la enseña nacional. La mariposa es además símbolo de delicadeza, gracia y esbeltez de la mujer cubana.